ALIMENTACIÓN

Dieta para el hipotiroidismo

Dieta para el hipotiroidismo - Nutrium dietista nutricionista
Glándula tiroides

La glándula tiroides se sitúa justo debajo de la laringe y a ambos lados y por delante de la tráquea. Es una de las glándulas endocrinas más grandes y desempeña funciones importantes en el crecimiento y el desarrollo.

La tiroides secreta 2 hormonas importantes, que inducen a un aumento del metabolismo del organismo. Son:

  • Tiroxina o T4: toda la tiroxina circulante procede del tiroides.
  • Triyodotironina o T3: solo un 20% procede de la tiroides (el 80% restante proviene de la conversión de la T4)

La secreción de estas hormonas está controlada por la tirotropina o TSH. La glándula tiroides además secreta otras hormonas como puede ser la calcitonina (implicada en el metabolismo del calcio.

Dos de las afectaciones más comunes de la glándula tiroides son el hipertiroidismo e hipotiroidismo, de la cual vamos a hablar en este caso.

 

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo es “el síndrome que deriva de la disminución de los efectos de las hormonas tiroideas en los tejidos”. La forma más común es el descenso de la producción de hormonas tiroideas por la glándula tiroides pero también existe otra forma más rara en la que hay una resistencia por parte de los tejidos a los efectos de las hormonas tiroideas.

Dentro del hipotiroidismo por disminución de hormonas tiroideas podemos entontar 3 tipos: primitivo, secundario y terciario.

Siendo el primitivo el más frecuente. Es debido a la afectación de la glándula tiroides. Alguna de las causas por las que se destruye la glándula son:

  • Autoinmunes: por ejemplo, la tiroiditis de Hasimoto en el que el sistema inmune ataca y destruye el tejido de la tiroides.
  • Destructivas: por agentes físicos, como, una cirugía (extirpación de tiroides), radiación externa…
  • Por deficiencia de yodo
  • Por bociógenos
  • Por defectos enzimáticos a la hora de sintetizar hormonas tiroideas

 

Manifestaciones clínicas, síntomas del hipotiroidismo

Las manifestaciones clínicas son diferentes en los niños que en los adultos. Nos centraremos en las manifestaciones de los adultos.

El hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) causa una ralentización del metabolismo por lo que se pueden presentar manifestaciones como:

  • Aumento de peso
  • Anorexia (falta de ganas de comer)
  • Intolerancia al frío
  • Aspecto edematoso y embotado
  • Pelo se cae con facilidad
  • Disminución del gasto cardiaco
  • Disminución del sentido del gusto
  • Estreñimiento
  • Sobrecrecimiento bacteriano
  • Somnolencia
  • Apatía

 

¿Cuál es el tratamiento del hipotiroidismo?

Cuando la tiroides está hipoactiva (hipotiroidismo) debido a diferentes causas, el médico puede pautar fármacos que contienen hormona tiroidea (hacerle caso al médico si pauta fármacos).

Pero como bien sabemos mediante la alimentación también se puede ayudar en esta situación.

 

Dieta para el hipotirodismo

Varios nutrientes participan en la salud tiroidea como puede ser al yodo y el selenio. Especialmente el yodo tiene una importante función en la síntesis de hormonas tiroideas pero puede que deficiencias de otros micronutrientes (como el hierro, vitamina A, selenio y el cinc) pueden interactuar con el estado del yodo.

En resumen, para que la glándula tiroidea pueda fabricar T3 y T4 necesita yodo (el cual lo podemos obtener de nuestra dieta).

Yodo

La cantidad presente en el organismo de yodo es de 10-20 mg y el 70-80% está en la glándula tiroides. Al día hay que asegurar el aporte adecuado de yodo para asegurar la producción de hormonas tiroideas.

El yodo puede provenir de los alimentos, de forma natural o fortificada (por ejemplo, la sal yodada).

¿En qué alimentos podemos encontrar yodo?
  • En vegetales: ya que el yodo se encuentra en el suelo.
  • Alimentos marinos: como pescado y marisco. Ya que el yodo se encuentra también en el mar. Cuidado con el consumo de algas ya que contienen mucha cantidad de yodo.
  • Lácteos: debido a piensos enriquecidos.
  • Alimentos fortificados como la sal yodada de mesa (con confundir con la sal marina).
Yodación en España

En la sección en la que hablamos sobre la diabetes nos referimos al Estudio Di@bet.es. Hasta entonces no se había realizado ningún estudio en España (a nivel nacional) que estimara la deficiencia de yodo.

Por lo que uno de los objetivos de este estudio fue evaluar la ingesta de yodo en una muestra representativa de la población adulta Española y ver sus factores condicionantes.

Algunos de los resultados obtenidos fue que la mediana de yodo urinaria (yoduria: eliminación urinaria de yodo) fue de 117,2 µg/ L y que el 43,9% de la población consumió sal yodada.

Bociógenos

Existen alimentos de origen vegetal que contienen sustancias que pueden provocar bocio y trastornos en la tiroides. Estos alimentos pueden bloquear la captación de yodo.

Algunos vegetales cianógenos (así se llaman a los alimentos que contienen estos compuestos) son:

  • Crucíferas como la coliflor, brócoli, repollo, coles de Bruselas…
  • Nabo
  • Semillas de mostaza
  • Rábano
  • Brotes de bambú y mandioca
  • Algunos frutos secos como nueces, piñones…
  • Soja y derivados de la soja: es una importante fuente de proteínas y tiene propiedades bociógenas (cuidado cuando está limitada la ingesta de yodo)
  • Caldos resultantes de la cocción de alimentos bociógenos

Para poder evitar estos efectos de los bociógenos se recomienda consumir los alimentos cocinados o fermentados.

En cuanto a los frutos secos, en este caso será mejor utilizarlos naturales pero tostados.

El calor destruye el efecto nocivo de estos alimentos bociógenos por lo que habría que valorar el ingerir estos alimentos cocinados aunque se sufra de hipotiroidismo.

Otros nutrientes a tener en cuenta

Junto con el yodo hay que vigilar la ingesta de otros nutrientes como:

  • Zinc: podemos encontrarlo en marisco (como las ostras), lácteos, carne roja…
  • Hierro: mayormente lo podemos encontrar en alimentos de origen animal (hierro hemo), aunque también en alimentos de origen vegetal (hierro no hemo).
  • Selenio: en cereales integrales, lácteos, marisco…
  • Vitamina A: en forma de betacaroteno.
Otros aspectos a tener en cuenta
  • La restricción de calorías y de hidratos de carbono excesivos es capaz de reducir la actividad de las hormonas tiroideas. Aunque recordar que la variación interindividual es muy amplia, es decir, no le afecta igual a todo el mundo.
  • El ayuno influye sobre el metabolismo de las hormonas tiroideas para ahorrar energía y limitar el catabolismo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Guyton AC, Hall JE. Tratado de Fisiología médica. 13a ed. Madrid: Elsevier; 2016.
  2. Pérez Arellano JL. Manual de patología general. Sisinio de Castro. 7a ed. Elsevier; 2013.
  3. Mahan LK, Raymond JL. Krause Dietoterapia. 14a ed. Elsevier; 2016. 1152 p.
  4. Lutz C, Przytulski K. Nutrición y dietoterapia. 5a ed. Mc Graw- Hill; 2011.
  5. Soriguer F, García-Fuentes E, Gutierrez-Repiso C, Rojo-Martínez G, Velasco I, Goday A, et al. Iodine intake in the adult population. Di@bet.es study. Clin Nutr. diciembre de 2012;31(6):882-8.
Contacta con nosotros si deseas más información
Te informamos sin ningún compromiso!