Nº Registro sanitario: 2027170022900 | Nº Colegiado: CLR 0007

Dietista Online

Atención presencial en nuestro centro de nutrición en Logroño o a distancia con nuestro servicio de nutricionista online

Intolerancia a la fructosa: ¿Qué es?, Recomendaciones y Dieta

La Intolerancia a la fructo

Actualizado el 03/07/2021

Índice de contenido

¿Qué es la fructosa?

La fructosa es un azúcar simple que se encuentra en las frutas de forma natural. Es el monosacárido (hidrato de carbono simple) más dulce. Se ingiere como sacarosa (o azúcar común), ya que esta está formada por glucosa y fructosa. La sacarosa al ser digerida para al intestino y se desdobla en sus dos moléculas.

Aparte de encontrarla en la fruta, actualmente, la fructosa es utilizada en refrescos, alimentos procesados y enlatados.

Otra fuente de fructosa es el sorbitol, y se encuentra en la fruta, en la verdura y como agente edulcorante en alimentos dietéticos.

El sorbitol constituye otra fuente de fructosa, mediante una serie de reacciones químicas las moléculas de fructosa son absorbidas y metabolizadas en nuestro cuerpo para poder ser utilizada esta fructosa. Cuando existe algún problema estas reacciones es cuando surge la intolerancia a la fructosa.

Menú para la intolerancia a la fructosa

Les dejamos un menú para un día para las personas con intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

DesayunoTortitas de maíz con jamón 
AlmuerzoYogur natural 
ComidaBrócoli al vapor y conejo asado 
MeriendaTostada de centeno integral con aceite de oliva 
CenaRevuelto de gambas 

¿Qué es la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)?

La intolerancia hereditaria a la fructosa es un error en el metabolismo de la fructosa, causada por una enzima llamada aldolasa B. La deficiencia de aldolasa B se debe a mutaciones en el gen que codifica esta enzima. 

Debido a este error, cuando una persona que tiene intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) consume fructosa, esta es absorbida por las células intestinales pero no puede ser metabolizada debido al déficit de aldolasa B. Por lo que se le va acumulando un producto intermedio que es tóxico para nuestro organismo. Por lo que se presentan síntomas de intoxicación como nauseas, vómitos, letargia, deshidratación y disfunción hepática entre otros. 

Todos estos síntomas se empiezan a dar cuando al bebé se le empiezan a introducir alimentos con fructosa como frutas, papillas azucaradas o verduras. 

La intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) se mantiene de por vida.

¿Es diferente la intolerancia hereditaria de la fructosa de la malabsorción a la fructosa?

No debemos confundir la malabsorción de la fructosa con la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF).

Malabsorción a la fructosa

La malabsorción a la fructosa es una condición más común que la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF). En este caso la enzima encargada de degradarla padece un error, por lo que las células intestinales no pueden absorber la fructosa (parcial o totalmente).

Cuando la fructosa no digerida llega al intestino, las bacterias intestinales la fermentan produciendo gases  y molestias gastrointestinales, como dolor abdominal, nauseas, diarrea…

El tratamiento dietético será diferente entre personas dependiendo del grado de tolerancia a la fructosa que cada persona posea.

Mala absorción de la fructosa

Dieta para la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

El tratamiento dietético debe ser instaurado lo más rápido posible para evitar cualquier daño en el bebé. Se debe evitar que se acumule ese producto intermedio “tóxico” por lo que hay que eliminar la fructosa de la alimentación. Además de eliminar sacarosa y sorbitol. 

La dieta se debe mantener toda la vida y ser estricta, ya que pequeñas cantidades de fructosa pueden ser dañinas y producir 

La dieta debe ser estricta y mantenerse durante toda la vida y sin concesiones, puedes incluso ocasionar síntomas. 

La ingestión de fructosa (derivada de la fructosa libre, de la sacarosa y del sorbitol) no debe superar el 1 -2 g al día. La fructosa se encuentra en estado natural en la miel (20%-40%), en las frutas, en los zumos de fruta (20%-40%), en las verduras (1%-2%) y en otros alimentos vegetales. 

En función de las condiciones de crecimiento de la planta el contenido de fructosa/sacarosa de la fruta y la verdura varía. Al igual que le afecta el almacenamiento posterior. 

La fructosa se usa como edulcorante en alimentos y como excipiente de medicamentos por lo que es importante leer etiquetado de los productos y medicamentos. 

La sacarosa (azúcar de mesa) se encuentra en la dieta como azúcar (blanco, moreno, de caña, de remolacha o glasé), postres, refrescos, y como ingrediente natural en la fruta (1%-12%), en los zumos de frutas y en muchas verduras y plantas (1%-6%). Incluso en algunas pastas de dientes o medicamentos (jarabes). 

El azúcar es un ingrediente mayoritario en productos procesados. Existen muy pocos alimentos procesados que se puedan ingerir en estas circunstancias. 

El sorbitol constituye otra fuente de fructosa, y se encuentra en la fruta, en la verdura y como agente edulcorante en alimentos dietéticos. 

Por lo tanto es importante leer los etiquetados de los alimentos para conocer su composición.

¿Qué alimentos evitar si padeces de intolerancia a la fructosa?

Esta tabla indica los alimentos que hay que evitar debido a que son ricos en fructosa:

AlimentosNo recomendados
Leche y derivadosLeche condensada, batidos de leche, helados, yogures de fruta, vainilla y saborizados, leche de soja líquida, fórmulas infantiles, algunos quesos de untar o quesos con ingredientes 
Carnes y pescadosCarnes procesadas con azúcar, fructosa o miel añadidas: salchichas, embutidos crudos curados…
HuevosNinguno
FrutasResto de frutas
Verduras y legumbres (eliminar agua de cocción) Remolacha, coles de Bruselas, zanahoria, cebolla, cebolleta, batata, tomate, maíz dulce, judías verdes, verduras en lata con azúcar añadido, mayonesa o aderezos de ensalada, guisantes, soja, judías con tomate
Pan y cerealesSalvado, germen de trigo, todos los panes y cereales que contengan azúcar, bizcochos, postres, bollería, harina de soja
Grasas y aceitesAderezos de ensalada comerciales y mayonesa
Azúcares y edulcorantesAzúcar ( de caña o remolacha), azúcar de la fruta, fructosa, levulosa, sorbitol, miel, mermelada, gelatina, salsas para postres, jarabe de caramelo, melazas, caramelos, chocolates, chicles, pastillas de goma…
Bebidas Tés instantáneos, chocolate para beber, zumos de frutas y/o verduras, refrescos, bebidas para diabéticos (que contengan sorbitol o fructosa)
OtrosSaborizante de vainillas, kétchup y salsas comerciales, sopas de sobre, resto de frutos secos (avellanas, almendras, castañas, cacahuetes), mantequilla de cacahuete. 
(Tabla: Ruiz Pons M. Tratamiento nutricional de los errores innatos del metabolismo. Madrid: Drug Farma; 2007)

Alimentos recomendados para intolerantes a la fructosa

AlimentosPermitidos
Leche y derivadosLeche entera, semi, desnatada, leche en polvo, leche evaporada, mantequilla, margarina, yogur natural, quesos, requesón, disolventes instantáneos para café, té…
Carnes y pescadosTernera, pollo, cordero, cerdo, conejo, pavo, caballo, vísceras, pescados y mariscos, jamón serrano, beicon, panceta
HuevosTodos
FrutasAguacate, zumo de lima, limón o zumo de limón
Verduras y legumbres (eliminar agua de cocción) Grupo 1 (< 0,5 g de fructosa /100 g): brócoli, apio, achicoria, alcachofas, champiñones, patata vieja, espinacas, berros, acelgas, escarola, endibias, lentejasGrupo 2 (0,5 – 1 g de fructosa /100 g)Espárragos, col, coliflor, calabacín, pepino, puerro, patata nueva, calabaza, rábanos, nabos, judías blancas, judías rojas, judías negras, garbanzos. 
Pan y cerealesArroz, trigo, centeno, avena, tapioca, sémola, harina de maíz, trigo, arroz, pasta, pan blanco no azucarado
Grasas y aceitesAceites vegetales, manteca y sebo
Azúcares y edulcorantesGlucosa, polímeros de glucosa, jarabes de glucosa… lactosa, almidón, maltosa, maltodextrina, extracto de malta, sacarina, aspartamo, ciclamato 
Bebidas Té, café, cacao, refrescos edulcorados con sacarina o aspartamo
OtrosHierbas y especias, vinagre, sal, pimienta, semillas de sésamo, girasol y calabaza
(Tabla: Ruiz Pons M. Tratamiento nutricional de los errores innatos del metabolismo. Madrid: Drug Farma; 2007)

Por lo tanto en personas con intolerancia hereditaria a la fructosa se limitará la ingesta de fructosa, sacarosa y sorbitol, en cualquier paciente en situación de estrés metabólico y sobre todo en el niño pequeño.

Dieta en la malabsorción de la fructosa

Cuando una persona padece malabsorción de la fructosa, este azúcar debe restringirse dependiendo de la gravedad de la malabsorción:

  • Si es parcial, puede ser posible consumir alimentos con bajo contenido en fructosa y cuidando cantidades.
  • Si la malabsorción es total, la dieta que hay que seguir es la misma que una persona que padezca intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF), es decir, restringir totalmente fructosa, sacarosa y sorbitol.

BIBLIOGRAFÍA:

Ruiz Pons M. Tratamiento nutricional de los errores innatos del metabolismo. Madrid: Drug Farma; 2007.

Intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) [Internet]. Guía Metabólica. 2010. Disponible en: https://metabolicas.sjdhospitalbarcelona.org

Contacta con nosotros si deseas más información

Te informamos sin ningún compromiso

Si te ha gustado el contenido puedes compartirlo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram
Lorena Pascual
Lorena Pascual
Apasionada de la cocina tradicional. Entre otras cosas, también me gusta leer y explicar el etiquetado de los alimentos. Pero actualmente estoy más enfocada al estudio del aparato digestivo para poder ayudar y entender mejor a los pacientes.

¿Te llamamos?

Déjanos tus datos de contacto y te llamaremos lo antes posible.