Tipos de obesidad

Tipos de obesidad IMC
Índice de contenido

La obesidad es una enfermedad que se encuentra en prácticamente cualquier país del mundo, incluso en los lugares en los que nunca hubieras pensado. Pero lo que es verdaderamente preocupante es que el número de personas que la padecen no hace más que aumentar, año tras año. España es uno de esos lugares en los que la obesidad está a la orden del día. Según el informe “The heavy burden of obesity” (OCDE, 2019), España ocupa el puesto número 22 en total, y el número 9 si solamente se tienen en cuenta los países de la Unión Europea. En este artículo te hablamos en profundidad sobre la obesidad, su diferencia con el sobrepeso y los tipos que existen. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el sobrepeso?

Brevemente, porque más adelante explicaremos exactamente en qué se diferencian uno y otro, entenderás lo que es el sobrepeso. Antes de nada, es cuando el peso corporal de una persona se excede en un 10% y un 20% por encima del que debería ser el normal. Además, por otro lado tenemos el IMC (índice de masa corporal) que, tal como se afirma desde Normon, “todas aquellas personas con un IMC entre 25 y 29,9 tienen sobrepeso y están en riesgo de desarrollar obesidad”.

¿Qué diferencias hay entre la obesidad y el sobrepeso?

Ciertamente a simple vista parecen lo mismo, ¿no? En realidad, a veces se tiende a referirse a uno u otro término sin distinción alguna. Tanto una como la otra se caracterizan por un exceso de peso corporal. Pero existen algunas diferencias que son sutiles, pero es necesario conocerlas para diferenciar el sobrepeso de la obesidad.

Se considera sobrepeso cuando el IMC es entre 25 y 29,9 y hablamos de obesidad cuando el IMC está entre 30 y 49,9. Por lo tanto, la diferencia entre sobrepeso y obesidad es el Índice de masa corporal que se tiene.

Cuando el IMC sobrepasa los 50 se considera obesidad grado 3 u obesidad mórbida.

Obesidad o sobrepeso

¿Qué tipos de obesidad existen?

El IMC será una de las formas de decirnos si se trata de sobrepeso o de obesidad. Un valor de IMC de entre 18,5 y 25 se consideraría normal; es a partir de los 25 que debemos empezar a prestar más atención. Te lo explicamos de manera más sencilla en la tabla de debajo:

IMCDiagnóstico
Entre 25 y 26,9Sobrepeso grado 1
Entre 27 a 29, 9Sobrepeso grado 2
Entre 30 y 34,9Obesidad grado 1
Entre 40 a 49,9Obesidad grado 2

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que, en sí mismo, el riesgo del sobrepeso no es el mismo que el de la obesidad. Y es que esta última puede causar otras tantas patologías: diabetes de tipo 2, problemas respiratorios, hipertensión arterial, etc. Bien es cierto que personas sin obesidad también pueden padecer estas enfermedades; pero las consecuencias pueden ser mucho más graves si esta se da. 

También cabe mencionar que, por el momento, el sobrepeso no se considera una enfermedad sino una condición física de riesgo. Por el contrario, la obesidad sí que está considerada como tal. 

Otro de los errores (o desconocimientos, dependiendo de por dónde se mire), es la creencia de que la obesidad es una y nada más. Pero no; antes decíamos que existen multitud de factores que pueden causar la obesidad y así es. Esta información es igualmente importante conocerla para entender plenamente el porqué y el cómo se desarrolla esta patología. 

Tipos de obesidad según la distribución de la grasa

Continuamos con la distinción según la distribución de la grasa. Lo más común es que la obesidad se encuentre, de manera general, a lo largo de todo el cuerpo; sin embargo, hay ocasiones en las que la grasa se localiza en puntos concretos. Sabiendo esto, diferenciaremos entre obesidad de distribución homogénea, ginoide o periférica y androide, central o abdominal.

Obesidad de distribución homogénea

Decíamos que la mayoría de las veces, el exceso de grasa no se manifiesta de manera predominante en ninguna parte del cuerpo en concreto; es decir, como su propio nombre indica, su distribución es homogénea. En este caso, es el cuerpo al completo el que aumenta de peso, al contrario que las otras dos distribuciones que veremos a continuación.

Obesidad ginoide o periférica

A este tipo de obesidad se le conoce, además de ginoide o periférica, en forma de pera. Esto es así porque la grasa se concentra principalmente en la zona inferior del cuerpo; es decir, en los muslos y las caderas. Aunque puede darse en ambos géneros, las mujeres tienen más probabilidades de padecerla. Además de los problemas que trae consigo la obesidad, esta en concreto puede llevar a sufrir artrosis de rodilla o problemas circulatorios en extremidades.

Obesidad androide, central o abdominal

Esta se conoce también como “en forma de manzana”, porque en este caso la grasa se concentra en abdomen y tórax. Al contrario que la obesidad ginoide, la androide es más común en hombres que en mujeres; aún así, también se puede dar en estas últimas. Es igualmente peligrosa porque puede desembocar en diabetes y en problemas cardiovasculares.

Obesidad por mala alimentación

Tipos de obesidad según la causa

Pasando al siguiente factor por el que se puede dar la obesidad, revisamos la fuente, la causa del trastorno:

Obesidad genética

Puede que sea una de las causas más determinantes de la obesidad. Al final, cuando está en los genes, las probabilidades de que se desarrolle son altas y evitarlo puede convertirse, en ocasiones, en tarea difícil.

Obesidad dietética

Es en este punto en el que se pone de manifiesto la importancia de cuidar la alimentación cuando se trata de cuidarnos a nosotros mismos. La obesidad dietética se da cuando la dieta está llena de alimentos que contienen nutrientes no demasiado saludables para nosotros. Comida procesada, bollería industrial y los azúcares no son una buena opción si queremos crear hábitos que nos mantengan sanos y activos.

Obesidad por desajuste

Este es probablemente el tipo de obesidad que se da con más frecuencia. El problema reside en que da igual lo mucho que comas, porque siempre tendrás más hambre. Esa imposibilidad de saciarte te lleva a un desajuste en el organismo y es entonces cuando se descubren los problemas más graves.

Obesidad de tipo nervioso

El causante de la obesidad de tipo nervioso es un desajuste en el sistema nervioso central. En otras palabras, cuando sufrimos estrés, nervios, depresión u otras sensaciones negativas, se alteran el apetito y la saciedad.

Obesidad cromosómica

La obesidad cromosómica se da, básicamente, cuando se producen desajustes en los cromosomas.

Obesidad por defecto termogénico

No es de las más comunes, pero igualmente se puede dar. La obesidad por defecto termogénico sucede cuando el organismo no es capaz de quemar las calorías que ingieres de manera eficiente, almacenándolas y propiciando la aparición de grasa.

Obesidad por enfermedades endocrinas

Si se altera el sistema endocrino, fácilmente se desajustarán otros órganos o funciones del cuerpo. En este caso, alteraciones como el hiperinsulinismo o el hipertiroidismo (e hipotiroidismo), pueden causar obesidad.

Proceso para adelgazar

Recomendaciones nutricionales

Como hemos visto, entonces, existen diferentes tipos de obesidad atendiendo a multitud de factores diferentes. Sea tu caso el que sea, el primer paso es que acudas a tu médico para que éste/a te dé las indicaciones necesarias para conocer tu diagnóstico. Sabiendo esto, lo siguiente, si es que quieres llevar una alimentación que te permita controlar, desde el punto de vista nutricional, tu sobrepeso, en Nutrium podemos ayudarte. ¡Contacta con nosotros y uno/a de nuestros/as especialistas te guiará!

Paula Fernández Giménez
Paula Fernández Giménez
Me encanta la dietética, la gastronomía y la relación emocional de las personas con la comida, por lo que me gusta ayudar a mis pacientes a entender la dieta como un estilo de vida. Me gusta cocinar para niños y enseñarles a comer de forma saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − ocho =

Descarga el Ebook Gratuito «30 recetas saludables»

Categorías

Podemos ayudarte con Tú alimentación

  • Responsable: NUTRIUM PFG
  • Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar la solicitud que realizas en este formulario y si, finalmente eres cliente, remitirte información sobre el estado del servicio contratado y comunicaciones sobre la empresa.
  • Legitimación: consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: tus datos serán guardados en Cubenode System S.L. , mi proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en INFO@NUTRIUMPFG.COM así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

Descarga el Ebook «Las 30 Recetas Saludables de Paula Fernández»

Déjanos tus datos y te enviarémos el Ebook. Comprueba tu bandeja de entrada de aquí a 5 minutos, te llegará un e-mail con el enlace para descargar.

Si no ves el e-mail pasado este tiempo, comprueba tu carpeta de «Spam» o «Promociones».

Renovación del servicio

Si quieres renovar este servicio ponte en contacto con Nutrium en el 941 50 28 65
y te enviaremos el enlace de renovación.

Si es la primera vez en Nutrium, deberás contratar la primera consulta antes de renovar.